Que hay detrás del OSX Mountain Lion?

El anuncio de la nueva versión de Mac OS X, con identificativo 10.8 y nombre en código Mountain Lion ha cogido posiblemente por sorpresa a la industria y usuarios de Apple. Es una maniobra que implica un importante cambio de política por parte de la compañía de Cupertino y que añade muchas  mas variables a la compleja ecuación que maneja la que ya es la empresa con mayor valor bursátil del mundo, con la economía mas saneada y que frente a sus competidores, mantiene una curva ascendente que parece imparable. Pero … ¿porqué esta maniobra?.

Lion no lo está haciendo bien

Mac OS X 10.8 Mountain Lion es la respuesta a lo mal que lo está haciendo Mac OS X 10.7 Lion. Frente a la rápida aceptación de las anteriores versiones de Mac OS X, Mac OS X 10.7 Lion se está resistiendo y su curva de crecimiento no mantiene la misma uniformidad que Leopard o Snow Leopard. Una de las razones de esta falta de aceptación es muy sencilla: el modelo de distribución.

Si bien hasta ahora los sistemas operativos de Apple eran de fácil acceso para todos los usuarios (y con ello nos referimos a que se podían piratear con relativa facilidad), con Mac OS X 10.7 Lion y su nuevo modelo de distribución a través de la tienda de aplicaciones de Apple la cosa ha cambiado mucho. Independientemente de su bajo precio (debido a que puede considerarse como una actualización “menor”), la complicación resultante de piratear el sistema operativo no ha permitido una difusión amplia y rápida como ocurrió con Snow Leopard.

Adicionalmente, Mac OS X 10.7 Lion era una actualización, como hemos apuntado, “menor”. Sus nuevas opciones y características no suponen un acicate lo suficientemente importante como para que muchos usuarios hayan decidido dar ese salto ya que el sistema, frente su versión anterior, no ofrece características diferenciales lo suficientemente importantes como para asumir ese salto.

La evidencia del fracaso de Mac OS X 10.7 Lion es evidente cuando se reduce a cifras: según NetMarket Share, Mac OS X 10.6 Snow Leopard todavía tiene una cuota de mercado vía datos de usuarios que navegan por internet del 2,95% mientras que Mac OS X 10.7 Lion solo cuenta con 2,18% cuando esta versión lleva ya muchos meses en el mercado y cuando además, los usuarios de Apple tienden a adoptar rápidamente las actualizaciones de sistema operativo de la compañía con bastante rapidez.

Unificar la experiencia de usuario para vender mas ordenadores

Es bastante evidente que Mac OS X como tal e iOS tienen un punto de convergencia que Apple se está encargando de explotar por una razón muy sencilla: mientras los primeros dispositivos móviles de la compañía fueron adoptados con rapidez por los usuarios que ya tenían algún producto de Apple (ordenadores), la amplia cuota de la compañía de Cupertino en dispositivos móviles le permite ahora usarlos como cuña para tratar de atraer y arañar cuota de mercado en el segmento de ordenadores usando una táctica sencilla y poco sutil, pero muy efectiva: si ya lo usas en iOS y te gusta, también lo puedes usar en el Mac.

Precisamente por eso, todas (o casi todas) las actualizaciones mostradas por Apple para Mac OS X 10.8 Mountain Lion son elementos sacados de los dispositivos iOS a los que muchos usuarios que gestionan sus dispositivos con un PC con Windows ya están acostumbrados. Ahora, si esas características están disponibles en Mac OS X, ¿porqué comprar otro (y otra vez) un PC?.

Nuevo modelo de actualizaciones

La industria se está moviendo a un nuevo modelo de actualizaciones. Bajo este nuevo modelo, en vez de lanzar nuevas características en plazos prolongados de tiempo (versiones) y lanzar “releases” con actualizaciones de código para mejorar la estabilidad, rendimiento y tapar agujeros de seguridad de las aplicaciones, ahora se busca la inmediatez en el lanzamiento de nuevas características para ser competitivos con rapidez en vez de tener código aparcado durante mucho tiempo hasta que se lanza la versión mayor. Así, y como ejemplo claro, el mercado de los navegadores se está moviendo con Chrome a la cabeza (y Firefox detrás) en este nuevo modelo de distribución de actualizaciones.

En el caso de Apple, desde Snow Leopard está claro que en en cuanto a sistemas operativos la compañía se está moviendo de forma específica a este modelo de actualizaciones ya que adicionalmente le supone una ventaja: ciertas características por las que antes no solía cobrar son ahora empaquetadas en este tipo de versiones de actualización rápida que se ofrecen al usuario a un precio mucho menor que una versión “mayor” como fue  Leopard por lo que es mucho mas fácil cobrar por estas pequeñas (o incluso grandes) características de forma mucho mas fácil.

Lo que queda aparentemente claro es que a partir de ahora es mucho mas fácil que tengamos “releases” de Mac OS X enmascaradas en nuevas versiones una vez al año al menos durante los próximos 2 años en las que se irán añadiendo nuevas características de iOS conforme ambos sistemas operativos convergen en un único troncal y las diferencias de hardware entre ambos tipos de plataforma se van difuminando con el tiempo.

Adelantarse a la competencia

Apple tiene ahora mucha competencia. Quizás no tiene las mejores cuotas de mercado, pero sabe extraer un extraordinario rendimiento económico a su “share” y para mantener esa supremacía económica, debe adelantarse a la competencia usando una de sus mejores armas que tanto daño han hecho estos últimos años: una experiencia unificada. Bajo esta opción, Apple puede no solo mantener su cota de mercado sino atraer a mas usuarios a través de sus diferentes dispositivos dando a entender con toda claridad que la facilidad de uso de ese dispositivo que el usuario ha comprado se va a extender a cualquiera de los productos de la gama.

Un ejemplo claro de la ventaja de la “experiencia unificada” son los teléfonos de Samsung con Android con los que la compañía coreana quiere competir con el iPhone. Los usuarios de estos dispositivos no son “fans” de Samsung. En todo caso, adoran Android, y si han de saltar o añadir un dispositivo adicional a su cadena de cacharros, no será un Samsung, será otro dispositivo con Android. Samsung no dispone de esa “experiencia unificada” que Apple ha cuidado tanto y por eso, a la larga, se va a ver forzada a adquirirla al precio que sea.

Resumiendo

Mac OS X 10.8 Mountain Lion es una sopresa, pero es un poco mas de lo mismo  que Mac OS X 10.7 Lion. Son opciones importadas desde iOS y a efectos prácticos, solo los usuarios que ya usaban estas características en iOS le van a encontrar utilidad en su ordenador. Pero mas allá de todo eso, es un severo toque de atención a sus competidores que dice claramente que el “transformer” de Apple se está convirtiendo en una pieza sólida da igual por donde se empiece a medir y va a resultar muy difícil desplazarla del mercado sin hacer esfuerzos grandes, caros y a muy largo plazo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s